Blog del Club de Yoga Tradicional de la Universidad Central de Venezuela

Entradas etiquetadas como ‘Salud’

CÓMO AYUDA LA MEDITACIÓN A QUE TU SISTEMA INMUNITARIO HAGA SU TRABAJO #YOGA #SALUD

Hola, compartimos esta información tomada de https://choprameditacion.com/

Es un artículo muy interesante escrito por Deepak Chopra, M.D.
_______________________________________________________________________________

Tu sistema inmunitario es uno de los aspectos más cruciales y fascinantes de la conexión mente-cuerpo.

Durante mucho tiempo, la capacidad de las células inmunitarias para atacar a organismos de enfermedades invasivas se consideró puramente física, aunque el mecanismo no se entendía del todo.

Luego, en la década de 1980, se descubrió que el sistema inmunitario es muy inteligente, y se le comenzó a conocer como “un cerebro flotante” por la capacidad de las células inmunitarias de participar en los mensajes químicos enviados por el cerebro hacia todo el cuerpo. Esto significa que tus pensamientos, estados de ánimo, sensaciones y expectativas se transmiten a tus células inmunitarias. Cuando meditas, estos mensajes cambian de maneras importantes.

Considera estos hallazgos científicos que ofrecen buenas noticias para cualquiera que medita:

• Puesto que tu sistema inmunitario responde a los pensamientos tanto positivos como negativos, la meditación crea un ambiente mental positivo para que el sistema inmunitario florezca. Este estudio mostró una reducción en la expresión genética que promueve la inflamación en adultos mayores.
• Un estudio de la UCLA mostró que los pacientes con VIH que practican la meditación atenta hacen más lenta la reducción de su conteo de células CD-4. Estas son las células inmunitarias asociadas con la propagación del virus.
• La meditación eleva los anticuerpos. Un estudio reciente confirmó que, después de haber recibido entrenamiento de meditación durante ocho semanas, 48 trabajadores de biotecnología tenían niveles significativamente más altos de anticuerpos que el grupo de referencia (colegas que no meditaban), así como niveles más altos que antes de comenzar el estudio.
• La meditación estimula la función cerebral del sistema inmunitario. La meditación atenta ha mostrado incrementos en la actividad eléctrica del córtex prefrontal, la zona anterior derecha de la ínsula, y el hipocampo derecho, todos ellos partes que controlan las emociones positivas, la conciencia y la ansiedad. También son las áreas del cerebro que actúan como centro de control de tu sistema inmunitario. Cuando se estimulan, hacen que el sistema inmunitario funcione de manera más eficaz.

Estos hallazgos dejan claro un mensaje: tu respuesta a posibles enfermedades, dependiente del sistema inmunitario, mejora con la meditación. Esto va de la mano con otro mensaje importante: la susceptibilidad a trastornos crónicos, como la diabetes tipo II, la obesidad, las cardiopatías y la hipertensión, condiciones que no se derivan de microbios invasores, también se reduce a través de la meditación. La totalidad del sistema mente-cuerpo llega a un estado natural de equilibrio, la clave de lo que he llamado salud elevada.

La ciencia médica procede a partir de hallazgos que proporcionan datos confiables, y en el Chopra Center apoyamos activamente tales investigaciones. Sin embargo, tu estilo de vida no es un experimento científico, por supuesto, entonces ¿qué tipo de programa que se enfoque específicamente en la prevención de enfermedades puedes adoptar, en particular durante el invierno?

1. Sigue con tu práctica normal de meditación en la mañana y en la noche.
2. Reduce y evita el estrés, puesto que el sistema inmunitario se pone fácilmente en riesgo ante las oleadas de hormonas relacionadas con el estrés.
3. Considera seriamente los estresantes crónicos de bajo nivel que puedes tener en casa o el trabajo. No estás ayudando al estado de tu sistema inmunitario tolerando un constante estrés “poco importante”.
4. Duerme bien, pues esto está directamente conectado con la función cerebral y los niveles hormonales.
5. Lávate las manos varias veces al día, y siempre después de tener contacto directo con la piel de otra persona. Los doctores que se aseguran de lavarse las manos después de ver a cada paciente reducen las infecciones de hospital en más de un 50%.

Incrementa el efecto de estos pasos básicos siguiendo también recomendaciones ayurvédicas para esta estación. La sabiduría antigua del Ayurveda es especialmente apropiada para darse cuenta de cómo los alimentos, las hierbas, los masajes y otras de sus aplicaciones conducen a un equilibrio perfecto. Al centro, sin embargo, está la meditación: la forma más importante y poderosa de fortalecer todos los aspectos de la conexión mente-cuerpo.

Imagen

Características de los Chakras #yoga

chakras

Minientrada

“El sistema inmune está regulado por nuestros pensamientos”- Entrevista a Marianela Castés

El organismo realmente es una red informacional. La relevancia de esto es que si el sistema inmune es nuestro sistema de defensa, que nos protege contra microorganismos, bacterias, hongos, virus, parásitos y células tumorales, y ese sistema está íntimamente en comunicación con el sistema nervioso central (con la mente, con la psique), pues eso lo que quiere decir es que todo lo que ocurre en nuestra mente, en nuestra psiquis, va a influir directamente el sistema inmune y, por lo tanto, en la capacidad de defendernos contra microorganismos y contra células tumorales. Eso le da otra dimensión al sistema inmune.
 
                                                                                                                                                                                                                                   Castés, 2012
 –
¿Quién es Marianela Castés?

La fundadora de la Cátedra de Inmunología de la Escuela de Medicina Vargas y directora de la Asociación Creando Salud explica cómo la psiconeuroinmunología hace la conexión entre el sistema nervioso central (psique), el sistema endocrino (hormonas) y el sistema inmune (defensas). Dice que en los talleres que imparte “muchas personas refieren eventos estresantes que están ligados al entorno del país”

Marianela Castés estudió Química en la Universidad Central de Venezuela y luego cursó estudios en el Instituto Pasteur de Francia y en la Universidad de París VII, donde obtuvo su doctorado en Inmunología. Castés llegó a París unos años después del Mayo Francés. A su regreso de Europa, la inmunóloga comenzó a trabajar con Jacinto Convit. Le fue muy bien: desarrolló una larga y exitosa carrera en el área de la leishmaniasis.

Hasta que fue seducida por la psiconeuroinmunología. ¿Cómo decirle a Convit que cambiaría de área de estudio? “No es nada fácil dejar al doctor Convit. Armé una carpeta con toda la información que tenía sobre el tema y hablé con él.

El doctor Convit me preguntó: “¿Usted está segura de lo que está haciendo?. Y yo le respondí: Ay, doctor Convit, creo que a esta altura me he ganado el derecho de equivocarme”. A él le gustó la respuesta. Y le dijo: “Tiene mi apoyo”. El maestro le dio un espacio en el Instituto de Biomedicina para que instalara el primer laboratorio de psiconeuroinmunología del país. Hoy día, Castés, que fue la fundadora de la cátedra de Inmunología de la Escuela de Medicina Vargas, es directora de la Asociación Creando Salud.

A continuación publicamos la interesante entrevista realizada a Marianela Castés  por la periodista Gloria M. Bastidas de El Nacional el domingo 29 de Enero de 2012.

–¿Por qué una investigadora como usted, formada bajo los cánones tradicionales de la ciencia, decide incursionar en un área que para algunos podría sonar como new age?

La decisión fue producto de una experiencia personal: yo me enfermé; tuve un fibroma, que se presentó muy abruptamente, y me asusté mucho.

Terminó con una histerectomía. Cuando estaba operada en la clínica tuve la certeza -no fue una creencia: fue una certeza¬ de que ese fibroma, que un año antes no estaba allí, porque me había hecho mi control, era la consecuencia de un problema emocional que había vivido exactamente nueve meses antes. Y que lo viví con mucha rabia, con mucha tristeza. No lo manejé bien en el momento en el sentido de que no me permití contactar aquel dolor terrible que estaba sintiendo sino con más trabajo. Nunca fui tan productiva como ese año. Y nueve meses después tenía tres tumores enormes en el útero. Entonces, cuando salí de la clínica, como uno es científico, dije: “Tengo que investigar si a alguien se le ha ocurrido estudiar la conexión que existe entre un evento estresante y la aparición de una enfermedad”.

–¿Qué hizo entonces?

Me fui a la biblioteca y busqué referentes científicos: encontré artículos publicados en Science, en Lancet, en The Journal of Immunology ¬medios de gran prestigio internacional¬ y me di cuenta de que había un cúmulo de trabajos científicos de una enorme importancia en esta área. Descubrí por esa vía la psiconeuroinmunología.

Aprendí que el sistema inmune estaba realmente regulado por nuestros pensamientos, por el manejo de nuestras emociones, por lo que creíamos, por los eventos estresantes que ocurrían en nuestras vidas. Entonces dije: “Si yo lo hubiera sabido, no me habría enfermado”.

Decidí que había que contárselo a la gente. Le escribí al doctor Carl Simonton (autor de Sanar es un viaje) y le dije que deseaba entrenarme con él. Me aceptó.

Cuando estaba en Los Ángeles descubrí al doctor George Solomon, un médico psiquiatra, padre de la psiconeuroinmunología, profesor emérito de la Universidad de California. El doctor Solomon, por cierto, vino a Venezuela a dictar la clase inaugural de la fundación de la cátedra de Inmunología de la Escuela Vargas. Así que de new age nada. La psiconeuroinmunología es una ciencia que llegó para quedarse.

 –¿Cómo la definiría?

– La psiconeuroinmunología demostró científicamente que el sistema nervioso central (nuestra mente, nuestra psique); el sistema endocrino, que produce las hormonas, y el sistema inmunológico, que es nuestro sistema de defensa, comparten un lenguaje bioquímico común. Estos tres sistemas están en permanente comunicación entre sí: no ocurre nada en un sistema que los otros dos no lo sepan. Esta comunicación se realiza a través de moléculas, que los endocrinólogos llaman hormonas, que los neurocientíficos llaman neurotransmisores y que los inmunólogos llamamos citoquinas. El organismo realmente es una red informacional. La relevancia de esto es que si el sistema inmune es nuestro sistema de defensa, que nos protege contra microorganismos, bacterias, hongos, virus, parásitos y células tumorales, y ese sistema está íntimamente en comunicación con el sistema nervioso central (con la mente, con la psique), pues eso lo que quiere decir es que todo lo que ocurre en nuestra mente, en nuestra psiquis, va a influir directamente el sistema inmune y, por lo tanto, en la capacidad de defendernos contra microorganismos y contra células tumorales. Eso le da otra dimensión al sistema inmune.

Eso quiere decir que la forma como llevamos a cabo la vida, nuestro grado de felicidad con el trabajo, con la familia, con el medio ambiente, con el país, con la sociedad, con nuestra espiritualidad, todo eso tiene una influencia enorme sobre un sistema que es el que nos mantiene sanos.cerebro1

–¿De qué modo ocurre el debilitamiento del sistema inmune?

Cuando tú tienes un pensamiento, una creencia, un factor de estrés permanente, una emoción, se activa lo que llamamos el eje HPA: H de hipotálamo, P de pituitaria y A de adrenal (las glándulas adrenales). Al activarse éste, se producen unas moléculas que se llaman glucocorticoides, entre ellas el cortisol, una hormona del estrés. Todos los estudios que se han realizado in vivo e in vitro demuestran que el cortisol es un fuerte supresor de la respuesta inmune. Esto es por la vía neuroendocrina. Por la vía eléctrica, que también existe, se producen catecolaminas, se produce adrenalina. Este es el estrés en que vivimos: sales de tu casa, no sabes si regresas; es el estrés de los grandes ejecutivos. Esta adrenalina que se produce permanentemente también es un fuerte supresor de la respuesta inmune. Es decir que, ya sea por la vía neuroendocrina o por la vía eléctrica, produces moléculas en tus glándulas suprarrenales que te suprimen la respuesta inmune.

–Una de las creencias a las que usted suele referirse en sus artículos y talleres es la del determinismo genético.

No vamos a desconocer totalmente el componente genético. Pero cada vez se le está dando menos peso. Antes se pensaba que el ADN se encontraba en el núcleo de la célula con un candadito y de ahí no podía salir. Esa información estaba allí y no cambiaba. Se pensaba que estábamos determinados genéticamente. Hoy en día se sabe, por los estudios de la llamada epigenética, que el ADN sí cambia. En aquel sistema de creencia, en un paradigma científico como ése, no le das lugar al ambiente. La epigenética señala que sí pueden ocurrir cambios en la transcripción de esa información. El ADN está recubierto por unas proteínas llamadas histonas que, ante un evento estresante, por ejemplo, se pueden abrir y dejar expuesto el gen malo. Se trascribe, se lee y ahí es cuando viene el problema. ¿Qué es el genoma? El genoma es una biblioteca que está allí. El genoma no tiene vida por sí solo. Es una información, son libros. O tú lees ese libro que tienes allí en la mano o no lo lees. Un gen se activa cuando tú lo lees. Un libro se activa cuando tú lo lees. Puedes leer los libros prohibidos o puedes no hacerlo.

–¿En qué medida la polarización política y el clima de inseguridad que hay en el país están afectando la salud de los venezolanos?

En los últimos años ha aumentado mucho la participación en mis talleres. Una de las preguntas que hago es: “¿Por qué están aquí?”. Sin pretender que esto sea un dato científico, cuando pregunto cuántas personas sienten que el estrés les está afectando sus vidas en términos de perder el sueño, cambios en la alimentación, cambios de humor, irritabilidad, pérdida del sentido de la vida, casi 90% levanta la mano. Asisten a los talleres buscando herramientas para evitar que toda esta situación los vaya a enfermar. Uno de los temas que tocamos específicamente en una sesión es los eventos estresantes que han tenido las personas de seis meses a tres años antes de la aparición de la enfermedad. Y es cada vez más sorprendente que muchas personas -no tocamos, por supuesto, el tema político, no sería lógico en un ambiente de salud¬ refieren eventos estresantes que están ligados al entorno del país. Bien sea porque fueron despedidos ¬una de las cosas más importantes para el ser humano es el trabajo¬ o porque perdieron a un familiar a causa de la inseguridad o porque secuestraron a toda la familia. Incluso, hay personas que se han ido afuera y que se han enfermado. No es fácil afrontar un país extraño, una lengua extraña, una cultura extraña. Sí, muchos eventos estresantes que la gente menciona tienen que ver con el país.

–¿Hay algún caso que pueda comentar de algún paciente que haya logrado una conexión exitosa con su sistema inmune?

Recuerdo el caso de un estudiante de la Escuela Vargas que presentaba un cáncer mal llamado terminal, pero que tenía un sentido de la vida muy claro.

Un día, después de que se había curado, le pregunté: “¿Qué sentiste tú cuando te dijeron que te ibas a morir y qué fue lo que te hizo reaccionar?”. Y me dijo: “Doctora, nadie me puede dar plazos de vida, solamente el que está allá arriba”. Fíjate: retó el pronóstico. Y luego añadió: “Yo no me podía morir porque había cosas que yo quería hacer: yo quería graduarme de médico, yo quería tener hijos y yo quería volar en parapente”. Las tres cosas las ha hecho.

Eso del sentido de la vida cada vez cobra más fuerza. ¿Qué es lo que tú le estás diciendo a tu sistema inmune en este caso? Sistema inmune, ayúdame, yo tengo porqué vivir, yo necesito vivir, yo quiero vivir, yo encuentro alegría en vivir. ¿Qué le estás diciendo a tu sistema inmune? No producir cortisol, sino más bien endorfinas o algunos otros neurotransmisores que ni conocemos en el momento. Y el sistema inmune entiende perfectamente esa orden. El entonces estudiante de Medicina ha sobrevivido más de 15 años. Está totalmente curado.

_____________________________________

Fuente: http://cdch-ucv.net/contenido/3251
 


Psiconeuroinmunología: Lo que el corazón quiere, la mente se lo muestra

cerebro1

Esta es una entrevista que “La Vanguardia Digital” le realizó al Dr. Mario Alonso Puig quien es Médico Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo, Fellow de la Harvard University Medical School y miembro de la New York Academy of Sciences y de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

Hasta ahora lo decían los iluminados, los meditadores y los sabios; ahora también lo dice la ciencia: son nuestros pensamientos los que en gran medida han creado y crean continuamente nuestro mundo. “Hoy sabemos que la confianza en uno mismo, el entusiasmo y la ilusión tienen la capacidad de favorecer las funciones superiores del cerebro. La zona prefrontal del cerebro, el lugar donde tiene lugar el pensamiento más avanzado, donde se inventa nuestro futuro, donde valoramos alternativas y estrategias para solucionar los problemas y tomar decisiones, está tremendamente influida por el sistema límbico, que es nuestro cerebro emocional. Por eso, lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando”. Hay que entrenar esa mente.

Tengo 48 años. Nací y vivo en Madrid. Estoy casado y tengo tres niños. Soy cirujano general y del aparato digestivo en el Hospital de Madrid. Hay que ejercitar y desarrollar la flexibilidad y la tolerancia. Se puede ser muy firme con las conductas y amable con las personas. Soy católico. Acabo de publicar Madera líder (Empresa Activa) IMA SANCHÍS – 18/10/ 2004

– Más de 25 años ejerciendo de cirujano. ¿Conclusión?

-Puedo atestiguar que una persona ilusionada, comprometida y que confía en sí misma puede ir mucho más allá de lo que cabría esperar por su trayectoria.

– ¿Psiconeuroinmunobiología?

-Sí, es la ciencia que estudia la conexión que existe entre el pensamiento, la palabra, la mentalidad y la fisiología del ser humano. Una conexión que desafía el paradigma tradicional. El pensamiento y la palabra son una forma de energía vital que tiene la capacidad (y ha sido demostrado de forma sostenible) de interactuar con el organismo y producir cambios físicos muy profundos.

– ¿De qué se trata?

-Se ha demostrado en diversos estudios que un minuto entreteniendo un pensamiento negativo deja el sistema inmunitario en una situación delicada durante seis horas. El distrés, esa sensación de agobio permanente, produce cambios muy sorprendentes en el funcionamiento del cerebro y en la constelación hormonal.

– ¿Qué tipo de cambios?

-Tiene la capacidad de lesionar neuronas de la memoria y del aprendizaje localizadas en el hipocampo. Y afecta a nuestra capacidad intelectual porque deja sin riego sanguíneo aquellas zonas del cerebro más necesarias para tomar decisiones adecuadas.

– ¿Tenemos recursos para combatir al enemigo interior, o eso es cosa de sabios?

-Un valioso recurso contra la preocupación es llevar la atención a la respiración abdominal, que tiene por sí sola la capacidad de producir cambios en el cerebro. Favorece la secreción de hormonas como la serotonina y la endorfina y mejora la sintonía de ritmos cerebrales entre los dos hemisferios.

– ¿Cambiar la mente a través del cuerpo?

-Sí. Hay que sacar el foco de atención de esos pensamientos que nos están alterando, provocando desánimo, ira o preocupación, y que hacen que nuestras decisiones partan desde un punto de vista inadecuado. Es más inteligente, no más razonable, llevar el foco de atención a la respiración, que tiene la capacidad de serenar nuestro estado mental.

– ¿Dice que no hay que ser razonable?

-Siempre encontraremos razones para justificar nuestro mal humor, estrés o tristeza, y esa es una línea determinada de pensamiento. Pero cuando nos basamos en cómo queremos vivir, por ejemplo sin tristeza, aparece otra línea. Son más importantes el qué y el porqué que el cómo. Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando.

– Exagera.

-Cuando nuestro cerebro da un significado a algo, nosotros lo vivimos como la absoluta realidad, sin ser conscientes de que sólo es una interpretacion de la realidad.

– Más recursos….

-La palabra es una forma de energía vital. Se ha podido fotografiar con tomografía de emisión de positrones cómo las personas que decidieron hablarse a sí mismas de una manera más positiva, específicamente personas con transtornos psiquiátricos, consiguieron remodelar físicamente su estructura cerebral, precisamente los circuitos que les generaban estas enfermedades.

– ¿Podemos cambiar nuestro cerebro con buenas palabras?

-Santiago Ramon y Cajal, premio Nobel de Medicina en 1906, dijo una frase tremendamente potente que en su momento pensamos que era metáforica. Ahora sabemos que es literal: “Todo ser humano, si se lo propone, puede ser escultor de su propio cerebro”.

– ¿Seguro que no exagera?

-No. Según cómo nos hablamos a nosotros mismos moldeamos nuestras emociones, que cambian nuestras percepciones. La transformación del observador (nosotros) altera el proceso observado. No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos.

– ¿Hablamos de filosofía o de ciencia?

-Las palabras por sí solas activan los núcleos amigdalinos. Pueden activar, por ejemplo, los núcleos del miedo que transforman las hormonas y los procesos mentales. Científicos de Harward han demostrado que cuando la persona consigue reducir esa cacofonía interior y entrar en el silencio, las migrañas y el dolor coronario pueden reducirse un 80%.

– ¿Cuál es el efecto de las palabras no dichas?

-Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad, y eso se transmite: la percepción va más allá de la razón. Según estudios de Albert Merhabian, de la Universidad de California (UCLA), el 93% del impacto de una comunicación va por debajo de la conciencia.

– ¿Por qué nos cuesta tanto cambiar?

-El miedo nos impide salir de la zona de confort, tendemos a la seguridad de lo conocido, y esa actitud nos impide realizarnos. Para crecer hay que salir de esa zona.

– La mayor parte de los actos de nuestra vida se rigen por el inconsciente.

-Reaccionamos según unos automatismos que hemos ido incorporando. Pensamos que la espontaneidad es un valor; pero para que haya espontaneidad primero ha de haber preparación, sino sólo hay automatismos. Cada vez estoy más convencido del poder que tiene el entrenamiento de la mente.

– Deme alguna pista.

-Cambie hábitos de pensamiento y entrene su integridad honrando su propia palabra. Cuando decimos “voy a hacer esto” y no lo hacemos alteramos físicamente nuestro cerebro. El mayor potencial es la conciencia.

– Ver lo que hay y aceptarlo.

-Si nos aceptamos por lo que somos y por lo que no somos, podemos cambiar. Lo que se resiste persiste. La aceptación es el núcleo de la transformación.

Frases para tener en cuenta:

  • Lo que el corazón quiere sentir, la mente se lo acaba mostrando
  • La palabra es una forma de energía vital
  • No vemos el mundo que es, vemos el mundo que somos
  • Solemos confundir nuestros puntos de vista con la verdad
  • La mayor parte de los actos de nuestra vida se rigen por el inconsciente
  • El mayor potencial es la conciencia
  • Lo que se resiste persiste
  • La aceptación es el núcleo de la transformación

_____________________________

Fuente: http://www.vidapositiva.com/Psiconeuroinmunologia-Lo-que-el-corazon-quiere-la-mente-se-lo-muestra.html

Yo soy tu síntoma…

cara

 

Hola, tengo muchos nombres: dolor de rodilla, grano, dolor de estómago, reumatismo, asma, mucosidad, gripe, dolor de espalda, ciática, cáncer, depresión, migraña, tos, gripe, dolor de garganta, insuficiencia renal, diabetes, hemorroides, y la lista sigue y sigue. Me he ofrecido como voluntario para el peor trabajo posible: ser el portador de noticias poco gratas para ti. 

Tú no me comprendes, nadie me comprende. Tú piensas que quiero fastidiarte, echar a perder tus planes de vida, todos piensan que quiero entorpecerles, hacerles daño o limitarles. Y no, eso sería un completo disparate. Yo, el síntoma, simplemente intento hablarte en un lenguaje que comprendas. Que entiendas. 

A ver, dime algo, ¿tú irías a negociar con terroristas, tocando a su puerta con una flor en la mano y una camiseta con el símbolo de “paz” impreso en la espalda? ¿No verdad?.

Entonces, por qué no comprendes que yo, el síntoma, no puedo ser “sutil” y “suavecito” cuando debo darte el mensaje. Me golpeas, me odias, con todo el mundo te quejas de mi, de mi presencia en tu cuerpo, pero no te tomas ni un segundo en razonar y tratar de comprender el motivo de mi presencia en tu cuerpo.

Sólo te escucho decirme: “Cállate”, “vete”, “te odio”, “maldita la hora en que apareciste”, y mil frases que me hacen impotente para hacerte comprender. Pero yo debo mantenerme firme y constante, porque debo hacerte entender el mensaje.

¿Qué haces tú? Me mandas a dormir con medicinas. Me mandas callar con tranquilizantes, me suplicas desaparecer con antiinflamatorios, me quieres borrar con quimioterapias. Intentas días con día, taparme, sellarme, callarme. Y me sorprende ver que a veces, hasta prefieres consultar brujas y adivinos para que de forma “mágica” yo me vaya de tu cuerpo.

Y yo, cuando mi única intención es darte un mensaje, soy totalmente ignorado.

Imagínate que soy esa alarma con sirena en el Titanic, esa que intenta de mil formas decirte que de frente hay un Iceberg con el que vas chocar y hundirte. Sueno y sueno por horas, por días, por semanas, por meses, por años, intentando salvar tu vida, y tú te quejas porque no te dejo dormir, porque no te dejo caminar, porque no te dejo trabajar, pero sigues sin escucharme…

¿Vas comprendiendo?
Para ti, yo el síntoma, soy “La Enfermedad”.
Qué cosa más absurda. No confundas las cosas.
Y vas al médico, y pagas por docenas de consultas médicas.
Gastas dinero que no tienes en medicamento tras medicamento. Y sólo para callarme.
Yo no soy la enfermedad, soy el síntoma. 
¿Por qué me callas, cuando soy la única alarma que está intentando salvarte?

La enfermedad, “eres tú”, “es tu estilo de vida”, “son tus emociones contenidas”, eso sí es la enfermedad. Y ningún médico aquí en el planeta tierra, sabe cómo combatir enfermedades. Lo único que hacen es combatirme, combatir el síntoma. Callarme, silenciarme, desaparecerme. Ponerme un maquillaje invisible para que tú no me veas.

Y sí, está bien si ahora que lees esto, te sientes un poco molesto sí. Esto debe ser algo como un “golpazo a tu inteligencia”. Está bien si por ahora te sientes un poco molesto o frustrado. Pero yo puedo manejar tus procesos bastante bien y los entiendo. De hecho, es parte de mi trabajo, no te preocupes. La buena noticia es que depende de ti no necesitarme más. Depende totalmente de ti, analizar lo que trato de decirte, lo que trato de prevenir.

Cuando yo, “el síntoma”, aparezco en tu vida, no es para saludarte, no. Es para avisarte que una emoción que contuviste dentro de tu cuerpo, debe ser analizada y resuelta para no enfermarte. Deberías darte la oportunidad de preguntarte a ti mismo: “por qué apareció este síntoma en mi vida”, “qué querrá decirme”?.¿Por qué está apareciendo este síntoma ahora?,
¿Qué debo cambiar en mí para ya no necesitar de este síntoma?.

Si dejas este trabajo de investigación, sólo a tu mente, la respuesta no te llevará más allá de lo que has hecho años atrás. Debes consultar también con tu inconsciente, con tu corazón, con tus emociones.

Por favor, cuando yo aparezca en tu cuerpo, antes de correr al doctor para que me duerma, analiza lo que trato de decirte, de verdad que por una vez en la vida, me gustaría ser reconocido por mi trabajo, por mi excelente trabajo. Y entre más rápido hagas conciencia del por qué de mi aparición en tu cuerpo, más rápido me iré.

Poco a poco descubrirás, que entre mejor investigador seas, menos veces vendré a visitarte. Y te aseguro que llegará el día en que no me vuelvas a ver ni a sentir. Al mismo tiempo que logres ese equilibrio y perfección como “analizador” de tu vida, tus emociones, tus reacciones, tu coherencia, te garantizo que jamás volverás a consultar a un médico ni a comprar medicinas.

Por favor, déjame sin trabajo. 
¿O piensas de verdad que yo disfruto lo que hago?
Te invito a que reflexiones, cada que me veas aparecer, el motivo de mi visita.
Te invito, a que dejes de presumirme con tus amigos y familia 
como si yo fuera un trofeo.
Estoy harto de que digas:
“Ay pues yo sigo con mi diabetes, ya ves que soy diabético”.
“Ay pues ya no aguanto el dolor en mis rodillas, ya no puedo caminar”.
“Siempre yo con mi migrañas”.
Me presumes como si yo fuera un tesoro del cual no piensas desprenderte jamás.

Mi trabajo es vergonzoso. Y te debería dar vergüenza presumirme ante los demás. Cada vez que me presumes, realmente estás diciendo: “Miren que débil soy, no soy capaz de analizar ni comprender mi propio cuerpo y mis propias emociones, no vivo en coherencia, mírenme, mírenme!”.

Por favor, haz conciencia, reflexiona y actúa. Entre más pronto lo hagas, más rápido me iré de tu vida!
Atte,
El síntoma.

Fuente: Lateacher Geraly Domínguez

_______________________________________

Para investigar más sobre el síntoma: 

 

 

¿Podemos usar nuestra mente para curarnos?

thumbnail

El efecto placebo es la prueba de que el cuerpo es capaz de producir sus propios medicamentos.Determinadas técnicas son capaces de desencadenar los mecanismos de la autocuración.Las pastillas placebo no contienen ningún medicamento y sin embargo producen efectos. La teoría de los médicos ortodoxos era que se trataba de sensaciones subjetivas. Cuando un paciente esperaba sentirse mejor después de tomar una medicación, a menudo era así aunque tomara una píldora de azúcar, decían. En cambio, la medicina natural ve en el efecto placebo una prueba de la capacidad de autocuración y de la influencia de la mente sobre el cuerpo. La ciencia de vanguardia está confirmando este punto de vista.

Estudios recientes prueban que los efectos del placebo pueden ir más allá de la autosugestión. Paul Pattison sufre la enfermedad de Parkinson, un trastorno neurológico mayor que le impide, por ejemplo, ir en bicicleta, una de sus aficiones favoritas. Pero puede hacerlo si toma una medicación que estimula la producción del neurotransmisor dopamina. De hecho, sin esta medicina prácticamente no puede caminar. O eso creían los médicos hasta que el profesor Jon Stoessl, de la Universidad de la Columbia Británica (Canadá), sometió a Pattison a un experimento. Le pidió que dejara la medicación. Al poco tiempo Pattison volvió a mostrar toda la intensidad de los síntomas del Parkinson. Entonces Stoessl le dijo que le volvía a dar su pastilla. A la media hora volvía a sentirse tan bien como antes de dejar la medicación… pero en realidad no había tomado su pastilla, sino otra sin sustancia activa alguna.

Pattison fue solo uno más de las docenas de pacientes a los que el doctor Stoessl dio placebo con éxito terapéutico. Y Stoessl ha demostrado que la mejoría no se debe a sensaciones subjetivas. “Un placebo puede aumentar la producción de dopamina en un enfermo de Parkinson tanto como una anfetamina en una persona sana; esto es un efecto impresionante“, afirma el doctor. Es decir, se produce un cambio real en la química del cerebro.

En el caso del Parkinson, la diferencia con el medicamento es que el efecto placebo tiene menor duración. Sin embargo, en otras indicaciones puede ser muy prolongado. Los estudios muestran que un tratamiento placebo puede evitar los ataques de pánicodurante ocho meses, los dolores de la angina de pecho durante seis y las molestias de la artritis durante dos años y medio.

El profesor Tor Wager, de la Universidad de Colorado (Estados Unidos), asegura que el cerebro puede ordenar la producción de las sustancias químicas que necesitamos, como endorfinas capaces de eliminar el dolor. Si a un paciente con quemaduras graves se le administra una inyección inocua de suero, diciéndole que se trata de un anestésico potente, se puede conseguir un efecto equivalente a unos 5-8 mg de morfina.

Wager sostiene que el cerebro, estimulado con placebo, puede dirigir órdenes al metabolismo y al sistema inmunitario y producir todo tipo de cambios bioquímicos. De esta manera puede controlar desde la cantidad de células inmunitarias a los niveles de glucosa, entre otras variables fisiológicas.

Ahora el objetivo de las investigaciones es comprender todavía mejor el efecto placebo para poder utilizarlo terapéuticamente. Según el doctor Gustavo Pacheco López, del Instituto de Ciencias del Comportamiento del Instituto Federal Suizo de Tecnología, de Zurich (Suiza), si se potencia el efecto placebo se puede reducir las dosis de analgésicos hasta un 30%.

Por otra parte, un estudio publicado en la revista Psychosomatic Medicine demostró que combinar una crema con cortisona y un producto placebo en el tratamiento de la psoriasis reduce cuatro veces la dosis necesaria para un tratamiento eficaz.

Entre las enfermedades que más podrían beneficiarse de los mecanismos de autocuración se encuentran la depresión, el pánico, los trastornos de la conducta infantil (como la hiperactividad), la úlcera gastrodúodenal, el síndrome de colon irritable, el asma, la diabetes, las dermatitis, las infecciones de las vías respiratorias superiores, el síndrome de fatiga crónica, la hipertrofia benigna de próstata, las artritis, las alergias y otros procesos inflamatorios.

¿Cómo se puede utilizar el efecto placebo para curarse?

• La empatía entre médico y paciente estimula la respuesta placebo o de autocuración. Hay que huir de las consultas de cinco minutos. El médico debe hacer un entrevista profunda, averiguar todos los factores que pueden estar influyendo sobre el paciente y suscitar su confianza en el tratamiento.

• La consulta médica debiera plantearse como un ritual de curación. Como en todo ritual, es importante la atmósfera del despacho, los colores o los símbolos. La bata blanca y el fonendoscopio funcionan como tales, pero este aspecto simbólico puede potenciarse mucho más. Por ejemplo, se puede recurrir a imágenes u objetos religiosos o artísticos o que tienen un intenso significado personal.

La actitud positiva y optimista hacia la curación la favorece.

• Reducir el estrés con técnicas de relajación aumenta la eficacia del sistema inmunitario.

• El efecto de un tratamiento se puede reproducir mediante un estímulo asociado. Esto significa, por ejemplo, que si las primeras veces que una persona asmática recurre a un spray broncodilatador siente un fuerte olor a vainilla, en ocasiones sucesivas el olor se bastará para generar el efecto del medicamento, sin el medicamento. Otra manera de aprovechar este fenómeno es alternar el uso del medicamento y el placebo, por ejemplo, una crema con cortisona y otra inocua.

• Las visualizaciones son un medio de comunicación entre niveles profundos de la mente y el cuerpo. La psicóloga Jeanne Archterberg propone la visualización en estado de relajación profunda (cuando predominan las ondas eléctricas cerebrales de tipo theta).

• La combinación de visualización y biofeedback (técnica de control de variables fisiológicas mediante monitorización) se utiliza en el tratamiento de adicciones, estrés postraumático, trastornos de personalidad múltiple, depresión, fatiga crónica o bulimia.

Aquí les dejamos una Meditación guiada para sanar…

______________

Fuente: Correo del Sol 

 

La Matriz de la Vida (documental)

La Matriz de la Vida

La Matriz de la Vida es un documental en el que diferentes científicos, médicos y profesionales de la salud exponen sus teorías y nos abren nuevos caminos para entender la salud, la curación y la causa de las enfermedades. Los campos de energía del cuerpo humano, los mecanismos del efecto placebo, las curaciones espontáneas, la relación entre conciencia y materia, son algunos de los temas que se exponen en este documental y nos revelan nuevos descubrimientos en el campo de la medicina energética y la física cuántica. Nos presenta la nueva visión de la medicina tomando en cuenta el campo unificado. Los campos morfogenéticos alrededor del cuerpo, invisibles a nuestros sentidos, regulan y controlan todo el organismo, éste es el campo de la CONSCIENCIA.

Muchos científicos comunican la falta de razonamientos para entender las diferentes velocidades de reacción del sistema nervioso, y los millones de cambios metabólicos del organismo humano. Biólogos, profesionales de la medicina, físicos, etc, como el Dr.Bruce Lipton, Fritz Popp Phd y Ruperte Sheldrake Phd entre otros, nos cuentan que la física tradicional y la genética no explican como funciona un ser biopsíquico como los seres humanos. El ADN y los genes son potencialidades que se pueden modificar con las creencias y la adaptación al entorno…

[vimeo 13615963 width=”600″ height=”450″]

Fuente: Todo está relacionado

Confirmado: un estilo de vida saludable mejora nuestro ADN

Confirmado: un estilo de vida saludable mejora nuestro ADN

Llevar un estilo de vida más saludable puede modificar nuestra genética. Por vez primera, un trabajo que se publica en The Lancet Oncology demuestra que los cambios positivos que hacemos en nuestro estilo de vida -comer sano, hacer ejercicio, no fumar, etc.- tienen una repercusión en la longitud de nuestros telómeros, pequeños complejos de ADN localizados en el extremo de los cromosomas que afectan directamente al envejecimiento celular.

Se ha escrito mucho sobre el valor de los telómeros, pero ahora ya se sabe con certeza que la longitud de los telómeros indica la edad biológica. Se estima que son tan importantes que algunos centros de investigación tratan de explotar esta tecnología, desarrollada y algunas compañías también ofrecen la posibilidad de medir los telómeros, por precios que oscilan entre los 100 y los 500 euros, aunque no está demasiado claro cuál es verdadero valor de la información que ofrecen. Aunque sí se sabe que cuanto más cortos, mayor riesgo de muerte relacionada con la edad y enfermedades, como el cáncer, enfermedad cardiovascular, demencia, obesidad, infarto cerebral, osteoporosis enfermedades infecciosas y diabetes

En el estudio piloto que se publica en The Lancet, el equipo de Dean Ornish. de la Universidad de California, San Francisco (EE.UU.), se han comparado dos grupos de varones diagnosticados concáncer de próstata de bajo riesgo y que no habían sido sometidos a tratamientos convencionales con cirugía o radioterapia. A 10 de ellos se les pidió que hicieran cambios en su estilo de vida integral, mientras que al grupo control de 25 varones no.

• Dieta, ejercicio

Los cambios de estilo de vida que se sugirieron fueron: dieta vegetariana, ejercicio moderado, técnicas de control del estrés (como la meditación y el yoga) y fomentar la intimidad y las relaciones sociales. Porque, aunque investigaciones previas han demostrado que la adopción de estos cambios de estilo de vida pueden tener muchos beneficios médicos -como revertir la progresión de la enfermedad cardíaca- ningún estudio sostenido en el tiempo ha demostrado que dichos cambios pueden tener un efecto beneficioso sobre los telómeros .

Los investigadores midieron la longitud de los telómeros de los participantes al inicio del estudio y a los 5 años. Y los resultados fueron interesantes. Así, en aquellas personas que hicieron un cambio de vida intergal, la longitud del telómero aumentó en casi un 10%, mientras que en el grupo control disminuyó en un promedio de 3 %. Además, los datos mostraron que había una relación dosis-respuesta en ambos grupos entre el grado de cambio de estilo de vida y la variación en la longitud de los telómeros: los que más modificaron su estilo de vida tuvieron una mayor incremento en la longitud de sus telómeros.

• Cáncer

Ornish advierte no obstante que este trabajo no fue diseñado para detectar los efectos de los cambios de estilo de vida en el cáncer de próstata de los participantes, a pesar de que un ensayo controlado aleatorio con anterioridad realizado por el mismo grupo de investigadores demostró que las intervenciones de estilo de vida positivos pueden retrasar la progresión del cáncer de próstata en etapa temprana.

«Las implicaciones de este estudio piloto pueden ir más lejos de las relacionadas con las personas con cáncer de próstata. Si son validadas por ensayos controlados aleatorios a gran escala, estos cambios de estilo de vida integrales pueden reducir significativamente el riesgo de una amplia variedad de enfermedades y de muerte prematura. Nuestros genes y telómeros predisponen nuestra vida, pero no son necesariamente nuestro destino», apunta Ornish.

– Nota –

La información médica ofrecida en esta web se ofrece solamente con carácter formativo y educativo, y no pretende sustituir las opiniones, consejos y recomendaciones de un profesional sanitario. Las decisiones relativas a la salud deben ser tomadas por un profesional de la medicina, considerando las características únicas del paciente.

____________________________

Fuente: ABC Salud

“Si quiere salud ¡búsquela! no se vende, no se compra…”

El Dr. Keshava Bhat en el año de 1996 impartió en nuestro Club una charla sobre lo importante que es tener hábitos adecuados para alcanzar una mejor salud.  Señala que “Si quiere salud ¡búsquela!, no se vende, no se compra, tiene que sentirla, disfrutarla.” Se puede buscar una mejor salud con tan sólo cambiar hábitos cotidianos, desde lo que comemos hasta la forma como respiramos, pero “la decisión de cambio depende de cada quien…” Si continuamos con ciertos hábitos, si seguimos consumiendo sustancias tóxicas, en diversas formas tales: como refrescos, harinas refinadas, azúcar blanca, ciertos alimentos como el tomate, aguacate, espinacas en altas cantidades, proteína animal, tabaco, alcohol, stress, entre muchas otras, sólo conseguiremos con ello desmejorar nuestra salud.

El Dr. Bhat señala además sobre la importancia de respirar conscientemente, puesto que la cantidad y calidad de aire que inhala y exhala determina a largo plazo su vitalidad, para ello es necesario fortalecer el diafragma en forma rítmica , si quiere logar esto, el Yoga es una excelente opción.

¿Qué comer? ¿Cómo respirar? ¿Cuáles hábitos debemos adoptar? le invitamos a leer la información recopilada en el siguiente documento…

Descargar Charla – Dr. Keshava Bath

Practicar Yoga = estado de ánimo +

Nuevo estudio relaciona hacer Yoga con un estado de ánimo positiv☺

Una reciente investigación científica realizada por profesionales de la facultad de medicina de la universidad de Boston, EE.UU., ha logrado comprobar que practicar yoga genera beneficios superiores a otras formas de ejercicio físico. Una reciente investigación científica realizada por profesionales de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston, EE.UU., ha logrado comprobar que practicar yoga genera beneficios superiores a otras formas de ejercicio físico.

El Yoga influencia en forma muy favorable al estado de ánimo y disminuye la ansiedad del practicante. Los expertos publicaron sus conclusiones en la revista especializada Journal of Alternative and Complementary Medicine, y afirman que es la primera vez que se demuestra una asociación positiva entre posturas de yoga estado de ánimo positivo y una disminución en la ansiedad. Los expertos compararon lo que la práctica del yoga generaba con los efectos de realizar caminatas.

Entre otros puntos, se analizó que pasaba con la depresión, la ansiedad, y el estado de ánimo General de la persona. Para concretar el trabajo los médicos hicieron un seguimiento de los grupos de individuos sanos a lo largo de un período de doce semanas. Uno de los grupos practicó una hora de Yoga tres veces cada siete días mientras que el otro grupo hizo lo mismo, pero con caminatas, durante el mismo período de tiempo. Luego se utilizaron técnicas de resonancia magnética para analizar la actividad cerebral de los participantes y comparar diversos indicadores bioquímicos. También se le pidió a cada uno de ellos que evaluar a su estado fisiológico y psicológico a lo largo del estudio y al finalizar el mismo.

Según afirmó el Doctor Chris Streeter, Profesor de psiquiatría y neurología en la universidad de Boston, y uno de los responsible del estudio, “logramos comprobar a lo largo de todo el trabajo que quienes practicaban yoga informaban tener menores niveles de ansiedad y mejor estado de ánimo general que aquellos que solamente realizaban caminatas periódicas”.

En base al trabajo el Dr. Streeter también sugirió que la práctica de Yoga podría ser recomendada como en otra forma de a sudar terapéutica para tratar ciertos desórdenes y patologías mentales.

__________________

Tomado de: http://www.neomundo.com.ar/sitio/noticia/-nuevo-estudio-relaciona-hacer-yoga-con-estado-animo-positivo